#VIH: Cuando la voluntad y el amor se imponen

Visión desde Cuba

Por Arnaldo Vargas Castro. El 12 de abril de 1999 el holguinero Wilmer Vargas Labarte recibió una notificación que cambió su vida. Llegó a pensar entonces que era el fin. Se había convertido, como de la noche a la mañana, en el portador cero positivo del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) número dos mil 290, en Cuba.

“En aquellos tiempos no había mucha información en Cuba sobre el VIH/Sida. Yo era un joven de 23 años de edad, que trabajaba en La Habana, con un sistema de vida organizado; nunca he sido una persona irresponsable sexualmente, porque mis padres me enseñaron desde la adolescencia la importancia de usar el condón para preservar la salud, pero tenía una relación que creí confiable y al no cumplir la medida de prevención, caí en la trampa del destino”.

Ver o post original 1.308 mais palavras

Anúncios

Deje su comentario - Deixe seu comentário - Leave your comment

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s